Advertencia:

ADVERTENCIA: Algunas de estas publicaciones son ideadas, plasmadas y publicadas cuando el autor se encuentra bajo el influjo de sustancias adictivas, principalmente alucinógenos, se recomienda discreción…

lunes, 6 de febrero de 2012

Parafilias (Intro)



“Las parafilias son definidas por el DSM-IV como desordenes del impulso sexual, caracterizadas por una excitación intensa, fantasías sexuales recurrentes, necesidades y conductas (con al menos seis meses de duración) que son consideradas como una desviación con respecto a las normas culturales y que producen malestar y deterioro en áreas del funcionamiento psicológico, como el social, laboral…” (KAFKA 1996)



El ser humano es una criatura fascinante, cuyas singularidades lo hacen único del resto del reino animal; pareciera que atenta contra las leyes naturales que aplican a todos los demás organismos existentes sobre la superficie de la tierra (inclusive a aquellos con los que compartimos una rama bio-evolutiva, formas de organización social o conductas sexuales) y a pesar de eso, sale airoso de esta firme contienda por su supervivencia. Sin embargo, el deterioro genético constante, al que se ve sometida nuestra especie revela una realidad distinta, pareciera que este ser bípedo de poco pelo y gran cerebro, que en su mayoría dejo atrás sus raíces como parte de un ambiente en incesante cambio para llegar a ser un organismo moldeador, se abre camino hacia una paulatina e inevitable auto-extinción.

La vida de todos los organismos complejos gira en torno al sexo; El asegurar la supervivencia de las futuras generaciones y la perpetuación de la información hereditaria de la especie garantiza el constante ciclo de regeneración de la vida en la tierra y al igual que el resto de los integrantes de los distintos reinos de la vida, nuestro genero cuenta con mecanismos adaptativos y de respuesta automática que garantizan el éxito de la vida, tan variables entre las distintas especies, según el nicho ecológico que ocupen y su grado de evolución biológica y social,  como el miedo, el dolor y el asco.  A diferencia de la mayoría del resto de los seres vivientes,  el ser humano puede adaptarse a situaciones negativas de una manera racional, analizando y decidiendo si deseamos o no estar sometidos a estos estímulos…

¿Qué sucede cuando estos mecanismos de la vida son ultrajados en su máxima expresión?, ¿Por qué el hombre se empeña en realizar actos sexuales dañinos que repercuten en su integridad física, social y psicológica?, ¿Es la búsqueda del placer sexual en situaciones de alto riesgo, un trastorno genético o una realidad social, detonada por cambios culturales?, ¿Cuál es el impacto de las diversas actividades sexuales “extremosas” en el comportamiento de la sociedad humana y en su evolución biológica? O tal vez el cuestionamiento más importante y fundamental, ¿Qué podemos considerar normal desde un punto de vista sexológico?  

A través de las parafilias, el ser humano, indiscutiblemente, se empeña en degradar su legado genético, intentando escapar de su inconsciente colectivo y de las leyes naturales. La explosión demográfica incontrolable de los grupos humanos, la falta de un método de control poblacional (mecanismos naturales de depuración) son el detonante de la amplia gama de diferencias (tanto genéticas como psicológicas)  dentro de la sexualidad humana.







↑ formicofilía, en algunos casos, puede parecer un acto inofensivo para la búsqueda de placer, una de las tantas lineas del comportamiento sexual humano, pero cuando se hace uso de invertebrados peligrosos, o que comprometan la integridad física de sujeto, bien.... esas personas merecen morir! 





↑ Esto no es un fenómeno social o cultural, esto es una fragante degradación de nuestra especie y de las leyes naturales que rigen la vida en la tierra, permitir la reproducción de individuos que presenten anomalías genéticas que los hagan actuar de esta manera, es un crimen atroz.



6 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

Incursionaste en un tema muy amplio. Si tienes oportunidad, te recomiendo los escritos sobre parafilias del Dr. Louis London, un muy buen material para comprender el fenómeno.

Lee Postmortem dijo...

Mil gracias Alexander, de hecho me encuentro buscando bibliografía sobre el tema y llegaste como un sabio, gracias por aportar luz a esta incursión.

Geraldine, dijo...

coincido en que es un tema bastante difícil de abarcar...el tema sería dónde está el límite, personalmente creo que el límite es la integridad física en cuanto a la salud, no se si me explico, lo demás es gusto y ahí nadie puede juzgar demasiado....yo soy una mina que me gusta llegar a correr bastantes límites en lo sexual siempre y cuando mi cuerpo conseve su salud, sobretodo la higiene....yo he escuchado gente que, por ejemplo, se contagia de sida conscientemente y lo catalogan como un acto de amor hacia la pareja, eso también sería algo quizás enfermizo...así lo veo yo...el que no cuida su propio cuerpo tiene algo malo...además es lógico, si se quiere seguir disfrutando tenemos que depender del cuerpo...en fin, eso primero, sorteando el tema de la salud, después debatimos sobre los gustos....besos y espero tu próximo post....

Lee Postmortem dijo...

Muy cierto Geraldine preciosa, como usted lo dice, la integridad física de los practicantes siempre debe de ser prioritaria y estar asegurada en la exploración de la sexualidad, pero cuando este limite se rompe, cuando los individuos se exponen a enfermedades, infecciones, lesiones o X factor que altere su funcionalidad en el mundo real, es cuando se debe de poner un alto.

Encontrar el placer en el dolor extremo es algo intrigante, y conforme progrese en mi investigación, me daré cuenta de si mi planteamiento fue el mas adecuado o no, para abordar esta temática.

Gracias por visitar.

Alexander Strauffon dijo...

Ah, ya que mencionas estar haciendo una bibliografía, no puede faltar el siguiente título: Los 120 días de Sodoma, del Marqués de Sade.

Un completo catálogo de ideas parafílicas, explotando la imaginación al límite.

Challenger dijo...

Qué curioso. En estos últimos días estuve investigando sobre el instinto del ser humano para la supervivencia, y también sobre el sadismo. Encontré muy buenas respuestas en los libros "Metafísica del Amor, Metafísica de la Muerte" de Schopenhauer y en "Filosofía en el tocador" del Marqués de Sade, respectivamente.
Según Sade, empleamos formas ajenas a la moral y entendimiento de la sociedad solo como forma de rebeldía. Creo que las parafilias tienen mucho que ver con el inconformismo natural de la especie.
En fin, un saludette'