Advertencia:

ADVERTENCIA: Algunas de estas publicaciones son ideadas, plasmadas y publicadas cuando el autor se encuentra bajo el influjo de sustancias adictivas, principalmente alucinógenos, se recomienda discreción…

domingo, 3 de julio de 2011

Los soldados espías del papa…


Alberto Rivera Romero, el muchachon de la imagen nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1935 y murió en Broken Arrow, Oklahoma en 1997. Fue un cura Jesuita, criado desde los 7 años con ellos y vivió como tal hasta que en 1965, en una congregación de líderes protestantes y católicos en Guatemala, ante 50.000 personas dijo lo siguiente: 
 
"¿Cómo puedo predicarles acerca de la vida cuando estoy muerto, y el sistema al que sirvo huele a muerte desde los confesionarios, hasta María, el purgatorio y el sacerdocio, todos los cuales niegan la resurrección de Cristo?" 
"¿Cómo puedo hablarles de la vida, cuando les he mentido, infiltrado y destruido sus iglesias?"
"Creen que este movimiento significa amor y unidad, pero en realidad los llevará a la muerte..."

Después de este incidente lo recluyeron en un manicomio en Barcelona, pero el destino quiso que escapara y pudo salir de España, le quedaba media vida por delante y una tremenda historia que contar.
El mismo revelo el siguiente juramento de iniciación:

Se te ha enseñado a plantar insidiosamente las semillas de los celos y el odio entre comunidades, provincias, y estados que estaban en paz, para incitarlos a hechos de sangre, involucrándolos en guerra entre sí, y para crear revoluciones y guerras civiles en países que eran independientes y prósperos, y que cultivaban las artes y las ciencias y disfrutaban de las bendiciones de la paz. Para tomar partido con los combatientes y actuar en secreto con tu hermano jesuita, quien podría hallarse en el otro bando, pero opuesto abiertamente con los que podrías estar conectado, sólo para que la Iglesia pueda ser el ganador al final, y en las condiciones establecidas en los tratados de paz, porque el fin justifica los medios.

Se te ha enseñado tu deber como espía, para reunir todas las estadísticas, hechos e información en tu poder de todas las fuentes; y congraciarte a tí mismo en la confianza del círculo familiar de los protestantes y herejes de cada clase y carácter, así como la de el comerciante, el banquero, el abogado, entre las escuelas y universidades, en los parlamentos y legislaturas y poderes judiciales y los consejos de Estado, y para "ser todas las cosas a todos los hombres", por el amor al Papa, del cual cuyos sirvientes somos hasta la muerte.

Has recibido todas sus instrucciones hasta ahora como un novato, un neófito, y has servido como co-adjuntor, confesor o sacerdote, pero aún no ha sido investido con todo lo necesario para comandar en el Ejército de Loyola al servicio del Papa. Debes servir a su debido tiempo como instrumento y verdugo según las indicaciones de tus superiores, porque ninguno puede comandar aquí que no haya consagrado sus labores con la sangre de los herejes, porque "sin derramamiento de sangre ningún hombre puede ser salvo". Por lo tanto, para que estes contigo mismo apto para tu trabajo y para hacer tu propia salvación segura, usted, además de su anterior juramento de obediencia a la orden, y obediencia al Papa, repita después de mí:

Yo:____________________ ahora, en la presencia del Dios Todopoderoso, la Virgen María, el bendito Miguel Arcángel, el bendito San Juan el Bautista, los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo y todos los santos y todas las huestes sagradas del cielo, y tú, mi padre fantasmal, el Superior General de la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola en el pontificado de Pablo III, y continuando hasta el presente, por el vientre de la virgen, la matriz de Dios, y la vara de Jesucristo, declaro y juro que su santidad el Papa es Cristo Vice-regente y es el jefe verdadero y único de la Iglesia Católica o de la Iglesia Universal en toda la tierra, y que en virtud de las llaves para atar y desatar, dado a Su Santidad por mi Salvador, Jesucristo, tiene poder para deponer reyes herejes, príncipes, estados, mancomunidades y gobiernos, todos ellos ilegales sin su sagrada confirmación y que con seguridad pueden ser destruidos. Por lo tanto, al máximo de mi poder yo he de defender esta doctrina de su Santidad, derecho y costumbre contra todos los usurpadores de la autoridad herética o protestante que sea, especialmente a los luteranos de Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega, y con sus ahora pretendidas autoridades y las iglesias de Inglaterra y Escocia, y las sucursales de la misma en la actualidad en Irlanda y en el Continente de América y en otros lugares, y todos los adherentes en cuanto que sean usurpados y herejes, contra la sagrada Madre Iglesia de Roma. Tengo que ahora renunciar y desconocer cualquier lealtad que deba a cualquier rey hereje, príncipe o estado llamado protestantes o liberales, o la obediencia a cualquiera de las leyes, a magistrados u oficiales.

Yo además declaro que la doctrinas de las iglesias de Inglaterra y Escocia, de los calvinistas, hugonotes y otros de nombre protestantes o liberales a ser malditas y a ser ellos mismos malditos si no abandonaran las mismas.

Asimismo, declaro que, ayudaré, asistiré y asesoraré a todas o cualquiera de los agentes de su Santidad en cualquier lugar donde quiera que estén, en Suiza, Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, Noruega, Inglaterra, Irlanda o América, o en cualquier otro reino o territorio al que yo vaya, y dar mi esfuerzo en extirpar a los protestantes o las doctrinas heréticas liberales y destruir todos sus poderes pretendidos, reales o de otra manera.

Yo además prometo y declaro, que no obstante estoy dispensado de, asumir mi religión como herética, para el interés de la propaganda de la Madre Iglesia, para mantener en secreto y en privado todos sus agentes y concilios de cuando en cuando, para que puedan confiarme y no divulgar, directa o indirectamente, de palabra, por escrito o circunstancia alguna, pero para ejecutar todo lo que sea propuesto, dado a cargo o descubierto a mí, por usted, mi padre espiritual, o cualquiera de este pacto sagrado.

Yo además prometo y declaro, que no tendré opinión o voluntad propia, o cualquier reserva mental que sea, incluso ser como un cuerpo o un cadáver (perinde ac cadáver), sino que sin vacilar obedeceré todas y todos los comandos que pueda recibir de mis superiores en la Milicia del Papa y de Jesucristo.
Para que se me permita ir a cualquier parte del mundo donde me puedan enviar, a las regiones heladas del norte, las ardientes arenas del desierto de África, o las selvas de la India, a los centros de la civilización de Europa, o a los salvajes perseguidores de los salvajes bárbaros de América, sin murmuración o queja, y ser sometido a todas las cosas que me comunicó.

Yo, además, prometo y declaro que será mi voluntad, cuando se me presente la oportunidad, hacer y librar guerra incesante, secreta o abiertamente, contra todos los herejes, protestantes y liberales, como estoy ordenado para hacer, para extirpar y exterminarlos de la faz de toda la tierra , y que no perdonaré ni edad, sexo o condición, y que voy a colgar, asesinar, hervir, despellejar, estrangular y enterrar vivo a estos herejes infames, y a romper los estómagos y vientres de sus mujeres y aplastar las cabezas de sus hijos en contra de la las paredes, a fin de aniquilar para siempre su execrable raza. Y que cuando lo mismo no pueda hacerse abiertamente, secretamente utilizaré la copa envenenada, el cable de estrangular, el acero del puñal o la bala de plomo, sin importar el honor, rango, dignidad o autoridad de la persona o personas, cualquiera que sea su condición en la vida, ya sea pública o privada, como yo, en cualquier momento pueda ser hecho a hacer cuando lo requiera por cualquier agente del Papa o el Superior de la Hermandad de la Santa Fe, la Compañía de Jesús.


En resumen, detrás de la iglesia católica se esconde una inconcebible cantidad de mierda que pocas veces ve la luz y llega a ser parte del conocimiento de la población, todas esas bestias que dirigen esa religión ladrona de mentes y su séquito de seguidores merecen morir, impactados por meteoritos de ser posible.

7 comentarios:

Pancho "el autor" dijo...

¿Qué tan fiel es este juramento? Porque conozco varios Jesuitas y esto la neta me está sacando de onda bien cabrón. Como que les queda mejor a los Opus Dei o Legionarios de Cristo, pero ¿a los Jesuitas?

Aunque no deja de ser verdad que detrás de toda organización religiosa se encuentra una pila de mierda que rara vez queremos o nos permitimos ver.

El Gaucho Santillán dijo...

Dios es una cosa.

Los "intermediarios", son otra.

Si caen tantos meteoritos como para liquidar a todos los hijos de puta, no nos quedarà tierra.



Un abrazo.

ɯǝʇɹoɯʇsod ǝǝl dijo...

Autor- Y es solo un extracto del juramento, puede consultarlo completo y la historia detrás de el googleando el nombre de ese señor, tiene algunos libros publicados al respecto.

Gaucho- Se desvirtuó el verdadero sentido de la religión, de creer en un dios que es todo amor, vida y esperanza, todo en aras de poder y dominio sobre el pueblo.

Gracias por visitar.

CRUDO dijo...

No mamar, me dio miedooo, cuando vendrá el segundo advenimiento de cristooo, ya ay estuvooo con tantaa mierda de religiones

parisina dijo...

¿Dónde quedó eso de "amarás a tu prójimo como a ti mismo"?

Creo que se les olvidó...

frecuenciax.com dijo...

"Son simplemente Humanos"

intruzo99

:s

Pancho "el autor" dijo...

Luego de hablar con algunas personas de este tema no me parece tan descabellado. La imagen del Jesuita relacionado con la teología de la liberación es bastante reciente, por lo mismo hay muchísimas pugnas dentro de la misma organización... Quiero pensar que ese juramento lo vienen arrastrando des de hace muchísimos años y que los que conozco no lo firmaron, repito "Quiero pensarlo"

Saludos! (la palabra para verificar era PRONT... ¿PRON? ¿PORN? jaja tenía que divertirme con algo)